Conecta con nosotros en redes

Internacional

Fernández no le asignó «ninguna relevancia» al audio filtrado: «Chile tiene una gran canciller y un gran Presidente»

Publicado

el

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, aseguró este martes que no le asigna «ninguna relevancia» al escándalo que generó en Chile la filtración de un audio en el que se debate la respuesta que daría la Cancillería nacional a las críticas que realizó el embajador trasandino en nuestro país, Rafael Bielsa, al rechazo del megaproyecto minero Dominga.

«Chile tiene una gran canciller (Antonia Urrejola), tiene un gran Presidente, tiene un Gobierno que nosotros queremos y respetamos mucho y con el que nosotros trabajamos muy muy bien», dijo el mandatario argentino en declaraciones entregadas a la agencia trasandina Télam al margen de la Cumbre de la Celac en Buenos Aires.

Respecto al contenido del audio filtrado, donde Urrejola se refirió con dureza al embajador Bielsa como «un hueón (que) hace lo que quiere cuando tiene ganas», Fernández señaló que, «la verdad, no tengo la menor idea de que es lo que están hablando, pero tampoco le asigno ninguna relevancia a lo que están diciendo».

«Argentina y Chile están dados a trabajar juntos como hemos trabajado en esta reunión. Estamos llamados a crecer juntos como vamos a seguir creciendo, estamos llamados a ser hermanos como somos y el resto son habladurías y mal uso de conversaciones por ahí, que son privadas y de algunos comentarios que uno hace con la libertad de no sentirse grabadas», profundizó.

«Tengo por la canciller chilena el más alto de los respetos, como tengo el mayor de los cariños por el Presidente«, concluyó.

La canciller aseguró además que conversó hoy con su par argentino, Santiago Caffiero, quien le comentó que «son gajes del oficio, las relaciones están muy bien’. Por lo tanto, tanto los dichos del embajador Bielsa en el Senado como lo ocurrido con esta filtración está completamente superado por las autoridades de ambos países», enfatizó.

 

DIPUTADO WINTER ACUSÓ ESPIONAJE

El diputado oficialista Gonzalo Winter (CS) aseguró que «no nos parecen desprolijidades, ni nos parecen cuestiones propias de los juegos de poder», sino que -a su juiico- «cuando hay una persona que está grabando una conversación que dice relación con los más comprometedores intereses del Estado, esa persona podría estar realizando labores de espionaje«.

«Lo que nosotros queremos transmitir es que este caso -y otros casos de filtraciones- no deben ser tratados como desprolijidades propias del ambiente laboral, sino que más bien tiene que haber una investigación penal al respecto, porque aquí podríamos estar hablando de delitos y de delitos gravísimos», resaltó.

El legislador, amigo del Presidente Boric, tuvo que salir a explicar sus dichos sobre espionaje: «Jamás planteé que haya una trama compleja o internacional en este caso, para nada», dijo en Twitter, apuntando que, «en el caso de que alguien voluntariamente grabe conversaciones de Cancillería con la intención de divulgarlas, podríamos llamarlo como tal».

Mientras que su par de Renovación Nacional Sofía Cid aseguró que «obviamente tenía que salir la encargada de comunicaciones, pero yo creo que aquí tiene que dar la respuesta y dar la cara la ministra Urrejola. Nosotros queremos que venga a la Comisión de Relaciones Exteriores, porque está bien, ellos pueden tener conversaciones internas, pero que se filtre es muy grave».

Esto dado que «también nuevamente nos vemos enfrentados a tener problemas con los vecinos en términos de relaciones exteriores, hemos tenido una seguidilla de desprolijidades en la Cancillería y eso genera un conflicto mayor», añadió.

Internacional

El último adiós al papa emérito Benedicto XVI: Francisco destacó su «sabiduría, delicadeza y entrega»

Publicado

el

La misa funeral por el papa emérito Benedicto XVI comenzó a las 09:24 horas en la plaza de San Pedro, ante decenas de miles de fieles, presidida por el papa Francisco.

En el centro del atrio de la plaza vaticana se han colocado los restos mortales de Joseph Ratzinger, fallecido el pasado sábado a los 95 años, tras una procesión desde el interior de la basílica y después de que este miércoles, al cierre de una capilla ardiente que han visitado casi 200.000 personas, fueran introducidos en un féretro de madera de ciprés, como manda la tradición.

En el interior del ataúd también se han introducido las monedas acuñadas durante su pontificado, el pergamino con una breve relación de los ocho años de su pontificado y los palios que lució como arzobispo de Munich y Roma.

El papa Francisco llegó minutos antes de la procesión en silla de ruedas y se sentó en un sillón colocado especialmente para él en el altar. La misa estará presidida por Francisco, pero celebrada por el decano del Colegio Cardenalicio, el italiano Giovanni Battista Re y concelebrada por unos 120 cardenales, 400 obispos y 4.000 sacerdotes.

La ceremonia se prolongará durante casi tres horas, al término de las cuales el ataúd del pontífice emérito será trasladado a la cripta de la basílica de San Pedro para ser enterrado en la tumba que perteneció a Juan Pablo II, por deseo expreso del papa alemán.

Al no tratarse de un funeral de Estado, ya que Benedicto XVI dejó de ser el Jefe de Estado vaticano tras su renuncia en 2013, sólo se ha invitado a las delegaciones oficiales de Alemania e Italia, pero varias autoridades políticas han acudido a título personal, como la reina emérita de España, Doña Sofía, y el rey de Bélgica, Felipe, y su esposa Matilde.

Al final de la celebración, Francisco incensará el féretro con restos de Benedicto en un ritual llamado ‘Ultima commendatio et valedictio’ (Última recomendación y despedida) y se procederá a dar sepultura en privado al papa, que será enterrado en las Criptas Vaticanas, en la tumba que perteneció a san Juan Pablo II y previamente a Juan XXIII, también proclamado santo.

FRANCISCO DESTACÓ LA SABIDURÍA, DELICADEBZA Y ENTREGA DE BENEDICTO

El papa Francisco destacó la «sabiduría, delicadeza y entrega» que Benedicto XVI «supo esparcir a lo largo de los años» en la homilía de la misa funeral por el pontífice emérito que celebró hoy y que presidió, en lo que es casi una circunstancia inédita en la historia de la Iglesia católica, el funeral de su predecesor.

La homilía de Francisco, que leyó sentado debido a sus problemas de rodilla, comenzó con las palabras «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu«, que son las últimas que el Señor pronunció en la cruz según el Evangelio.

«También nosotros, aferrados a las últimas palabras del Señor y al testimonio que marcó su vida, queremos, como comunidad eclesial, seguir sus huellas y confiar a nuestro hermano en las manos del Padre: que estas manos de misericordia encuentren su lámpara encendida con el aceite del Evangelio, que él esparció y testimonió durante su vida», dijo Francisco.

El papa recordó las palabras de san Gregorio Magno a un amigo: «En medio de las tempestades de mi vida, me alienta la confianza de que tú me mantendrás a flote en la tabla de tus oraciones, y que, si el peso de mis faltas me abaja y humilla, tú me prestarás el auxilio de tus méritos para levantarme».

«Es la conciencia del Pastor que no puede llevar solo lo que, en realidad, nunca podría soportar solo y, por eso, es capaz de abandonarse a la oración y al cuidado del pueblo que le fue confiado», añadió Francisco.

Y entonces hizo referencia a que «el Pueblo fiel de Dios que, reunido, acompaña y confía la vida de quien fuera su pastor«.

«Como las mujeres del Evangelio en el sepulcro, estamos aquí con el perfume de la gratitud y el ungüento de la esperanza para demostrarle, una vez más, ese amor que no se pierde; queremos hacerlo con la misma unción, sabiduría, delicadeza y entrega que él supo esparcir a lo largo de los años», añadió el papa hablando de Joseph Ratzinger.

«Queremos decir juntos: ‘Padre, en tus manos encomendamos su espíritu'», añadió en esta misa que ha mantenido, excepto con pequeños cambios en las lecturas o las peticiones, la liturgia de los funerales papales.

Seguir Leyendo

Internacional

La despedida final a «O Rei»: Pelé fue sepultado en la ciudad de Santos

Publicado

el

El féretro de Pelé, leyenda mundial del fútbol que falleció a los 82 años de edad, llegó este martes 3 de enero al cementerio de Santos, en el estado de Sao Paulo, donde fue enterrado en una ceremonia privada.

«O Rei» fue ingresado en un nicho del noveno piso en el cementerio vertical Memorial Necróplis Ecuménica, que en el futuro podrá ser visitado por los aficionados al fútbol, según confirmaron a la Agencia EFE fuentes del recinto.

El ataúd debió ser bajado del camión de bomberos en el que hizo el cortejo fúnebre desde el Estadio Vila Bemiro —donde fue velado— por ocho cadetes de la Policía Militar Paulista, trasladándolo al interior del camposanto bajo el sonido de un toque de trompeta en señal de luto.

La llegada al cementerio puso fin a al caravana que recorrió durante cuatro horas las principales avenidas de la ciudad, escoltado por una multitud de aficionados del Santos que cantaron sin cesar.

El momento más emotivo de la jornada fue cuando el camión de bomberos que transportaba los restos mortales del mítico delantero pasó por delante de la casa de la madre del astro brasileño, Celeste Arantes, que en 2022 cumplió 100 años de edad. La gran convocatoria en las calles detuvo el recorrido por varios minutos.

Seguir Leyendo

Internacional

Los restos mortales de Benedicto XVI reciben el homenaje de miles de fieles

Publicado

el

El primero en entrar, a las 8.50 horas, en una basílica vaticana aún cerrada al público y con las luces tenues, fue el Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella. Con él estaba su hija Laura. Se detuvieron unos instantes en el lado derecho, con las manos juntas, para rezar y rendir homenaje al Papa emérito Benedicto XVI, cuyo cuerpo está expuesto desde hoy y hasta el 4 de enero a la veneración de los fieles en el Altar de la Confesión, exactamente igual que ocurrió con ocasión de los funerales de Juan Pablo II.. Y es precisamente en la tumba de las Grutas Vaticanas donde antes estaba enterrado Wojtyla donde será enterrado Ratzinger, según ha confirmado hoy el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni.

Ministros y cardenales

Inmediatamente después de Mattarella llegaron la Primera Ministra, Giorgia Meloni, el Presidente del Consejo, Alfredo Mantovano, y el Ministro de Agricultura, Francesco Lollobrigida. La señal de la cruz, un breve arrodillamiento, y luego ellos también ocuparon sus lugares en uno de los cuatro bancos laterales. Al otro lado estaban el cardenal Michael Harvey, arcipreste de San Pablo Extramuros, y algunas religiosas recitan el rosario en voz baja. El cardenal Mauro Gambetti, arcipreste de la basílica de San Pedro, se encontraba en el centro saludando a los presentes. El cardenal, esta mañana, ha presidido el rito, que ha durado de 7.15 a 7.40 horas, tras el traslado del cuerpo del Papa emérito desde Mater Ecclesiae, el monasterio envuelto en vegetación en los Jardines Vaticanos que Joseph Ratzinger había elegido como residencia tras renunciar al papado en 2013.

El rito presidido por Gambetti

Desde la pequeña capilla donde el cuerpo de Benedicto descansó todo el día de ayer, expuesto junto a un gran crucifijo, un belén y un árbol de Navidad. Gänswein, los Memores Domini de confianza que han asistido diariamente a Ratzinger a lo largo de los años, los antiguos ayudantes de cámara y un pequeño grupo de la Mater Ecclesiae recitaron una breve oración, antes de que los restos del Papa emérito fueran trasladados en carroza desde la Sede Papal hasta la Basílica. Fue un corto recorrido por una avenida de curvas y árboles que, durante todo el día de ayer, a partir de las primeras visitas privadas de obispos y cardenales, estuvo ocupada por cientos de personas que no quisieron esperar a la apertura de hoy de la Basílica y fueron a despedirse brevemente del Papa emérito. Un flujo que duró hasta última hora de la tarde.

Largas filas en San Pedro

Muchos volvieron a la plaza de San Pedro esta mañana, esperando en doble fila desde primeras horas de la mañana, envueltos en bufandas y abrigos. Las primeras estimaciones hablan de 15.000 personas. Se esperan entre 30 y 35 mil personas al día durante los tres días de exposición del féretro, del 2 por la mañana al 4 de enero por la tarde (horario hoy de 9.00 a 19.00 horas, mañana y pasado mañana de 7.00 a 19.00 horas). Ya lo había anticipado el sábado el prefecto de Roma, Bruno Frattasi, añadiendo que para el 5 de enero, día del funeral presidido por el Papa Francisco, se espera una afluencia de unas 50-60 mil personas.

Mientras tanto, el primer grupo, al abrir la puerta, recorrió rápidamente casi corriendo la nave de la basílica vaticana hasta el centro de San Pedro, donde sobre el catafalco cubierto de terciopelo ocre está colocado el cuerpo de Ratzinger. Viste ornamentos litúrgicos rojos, mitra blanca, zapatos negros, sin palio ni cruz pastoral. Entre sus dedos entrelazados, un Rosario. Hay quien se persigna de rodillas, quien intenta robar una instantánea con su smartphone o simplemente se detiene a mirar. Muchas personas se detienen en las capillas laterales para rezar el Rosario o esperar la apertura del cordón para la Misa matutina en el Altar de la Cátedra.

Condolencias al «Padre Georg»

Es el momento de pasar junto al secretario personal, monseñor George Gänswein, y darle el pésame. Desde ayer, «Don Georg», como es conocido por el gran público, ha estado ocupado estrechando la mano de personas: ministros, senadores, obispos y antiguos alumnos de Ratzinger. Incluso grupos de señoras, como unas mexicanas que esta mañana dijeron que habían rezado todo el tiempo por la salud del Papa emérito y le pidieron una bendición. En la basílica también está Carmela, calabresa de 76 años: camina con dificultad a causa de una mala caída hace dos años y una operación en el fémur. Ayer estuvo en Mater Ecclesiae, hoy de nuevo en San Pedro. Las dos veces se arrodilló, con no poco esfuerzo: «Es la primera vez que doblo la pierna. Se lo debo a Benedicto. Le he seguido a todas partes a lo largo de los años, de Calabria a Roma. Ahora es un poco sacrificado, pero no podía faltar».

Seguir Leyendo

Lo + Visto